31 de julio de 2012

Reseña de Los hermanos Himmler: historia de una familia alemana, de Katrin Himmler

Posiblemente sobre Heinrich Himmler (1900-1945) sepamos muchos datos. No es para menos: el fiel secuaz de Adolf Hitler, el Reichsführer de las SS, ministro del Interior del Reich entre 1943 y 1945 y efímero comandante de los ejércitos alemanes del Vístula en los meses finales del régimen nazi. Suyo fue el impulso para encargar a su mano derecha, Reinhard Heydrich, el engranaje de la Solución Final de la cuestión judía, y que éste desplegó en sus detalles esenciales a la plana mayor del régimen en la llamada Conferencia de Wannsee, a principios de 1942. Suyos fueron los primeros pasos del Holocausto en Polonia, con los Einsatzgruppen. Suya fue la decisión de pasar de un caótico sistema de liquidación de la población judía en Polonia y los territorios del este conquistados a la URSS y de establecer el aséptico proceso de exterminio de los campos de la muerte. También conocemos su pasión por poner las bases de una élite dentro de la raza aria dentro de las SS y estableció el programa del Lebensborn, también en la senda de la pureza aria.

Pero quizá conozcamos menos la vertiente más personal y, desde luego, humana (no era un extraterrestre y, a pesar de sus delirios de grandeza y su repugnante ideología racial también, era una persona con motivaciones, anhelos y sentimientos). Entre la masa de biografías de tono académico, contamos con el libro de Peter Longerich (RBA, 2009). Pero hay que señalar, entre la reciente producción ensayística traducida al castellano (pues el original en alemán es de 2005), el libro de Katrin Himmler, sobrina-nieta del personaje, Los hermanos Himmler: historia de una familia alemana (Libros del Silencio, 2011). 

Canciones para el nuevo día (962/190): "4 Minutes"

Madonna ft. Justin Timberlake - 4 Minutes



Disco: Hard Candy (2008)

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/2/22/HardCandyAlbumCover.PNG

29 de julio de 2012

Reseña de El artista, el filósofo y el guerrero: la historia de un encuentro que marcó a Europa, de Paul Strathern


(Harry Lime/Orson Welles en El tercer hombre, 1949)

De Paul Strathern contamos con libros como Napoleón en Egipto pero para los interesados en la filosofía es también conocido por su serie Filósofos en 90 minutos (véase algunos títulos en la web de la editorial Siglo XXI, y suele aunar un conocimiento casi enciclopédico con una amenidad y una voluntad de divulgar que lo convierten en un autor interesante. Por ello, cuando apareció en castellano El artista, el filósofo y el guerrero: la historia de un encuentro que marcó a Europa (Ariel, 2010) me llamó poderosamente la atención por dos razones: el estilo del autor y el período tratado.

28 de julio de 2012

Crítica de cine: Revolutionary Road, de Sam Mendes

[25-I-2009]

Hace ya una década un apenas desconocido Sam Mendes dio la campanada con su debut cinematográfico, American beauty: el retrato de una sociedad de finales de siglo, de una familia que se hunde, de unos suburbios metáfora de la negación y del fracaso del American way of life. Diez años después, Mendes vuelve a llevarnos a los suburbios en otra gran película, Revolutionary Road, basada en la novela de Richard Yates.

Año 1955, una calle, Revolutionary Road, un matrimonio joven, con dos hijos, una casa, sueños, esperanzas. April Wheeler (Kate Winslet) es una actriz frustrada; su marido, Frank Wheeler, trabaja en las oficinas de una empresa de computadores, aunque el trabajo (el mismo que tuvo su padre) no le ilusiona. Ambos son jóvenes, apenas 30 años, parecen tenerlo todo en los Estados Unidos de los años 50, pero la vida que soñaron se esfumó. ¿Es tarde para recuperarla? ¿Es posible recuperar las esperanzas, los sueños, arañar la felicidad que la generación que viven merecen tener? 

27 de julio de 2012

Reseña de Por qué el 18 de julio… y después, de Julio Aróstegui

Este libro se concibió y se ha escrito con una previsión presente desde su origen: la de que sus páginas comenzasen con una encarecida, enfática y puede que algo extraña petición al lector [...]: que se adentre en la lectura de estas páginas con la disposición de ánimo que tendría quien nunca hubiese sabido nada, oído o leído cosa alguna sobre una cierta y lejana guerra civil que comenzó en España hace setenta años. Como si tuviese ahora noticia por primera vez de un suceso del que nada sabía, del que nada oyó, como si fuese una efemérides de las que nunca participó, ni la hubiese recordada.  

Y si ese lector inocente no existiese, entonces esta singular petición significaría, para el lector real, un ejercicio de abstracción, de olvido, de puesta entre paréntesis, provisionalmente al menos, si no puede pedirse más, de aquello que, sobre la guerra civil que asoló nuestro país en el siglo pasado, entre 1936 y 1939, le contaron en su familia, leyó, aprendió en la escuela y en los medios de difusión, o que supo por la propaganda de uno u otro bando y sus herederos, o por los libros de historia… Se le pide, pues, que se haga inocente o ingenuo, ignorante al estilo socrático. Y luego, lector, cuando llegues al final, y así te lo deseo, habrá llegado el momento de dudar, preguntar y discutir…

Así empieza en el prólogo de este libro, Por qué el 18 de julio… y después (Flor del Viento, 2006), su autor, Julio Aróstegui. De este modo quiero empezar la reseña de este libro: un libro que de la amplísima producción historiográfica del 2006, 75º aniversario de la II República y 70º aniversario del inicio de la Guerra Civil, quisiera destacar. Un libro que creo que quedará como un referente en la historiografía del tema, una vez los fastos conmemorativos de 2009 –70º aniversario del final de la guerra– den paso a más títulos sobre el tema.

Canciones para el nuevo día (960/188): "Sing, Sing, Sing (With a Swing)"

Benny Goodman - Sing, Sing, Sing (With a Swing)



Disco: Swing Kids - soundtrack (1993)