28 de febrero de 2014

27 de febrero de 2014

26 de febrero de 2014

25 de febrero de 2014

24 de febrero de 2014

Crítica de cine: The Monuments Men, de George Clooney

La cuadrilla de los once (Lewis Milestone, 1960), el título que se puso en castellano para el original en inglés Ocean's Eleven reunió al grupo de amigos y cantantes actores de Hollywood conocido como el Rat Pack para crear una película que dejó un poso en el imaginario colectivo: un grupo de amiguetes pasándoselo bien con una película ligera, con canciones y el tema de fondo del robo simultáneo a cinco casinos de Las Vegas. La fórmula funcionó y sirvió de inspiración para el remake de la películas, de idéntico título en inglés, y que se aleja en cuanto a la calidad. A mí la trilogía Ocean's Eleven de Steven Soderbergh, liderada por George Clooney, Brad Pitt, Matt Damon y demás siempre me ha dejado frío; evoco con nostalgia el original de Frank Sinatra, Dean Martin, Peter Lawford y compañía, así como me parece mucho más interesante como "villano" César Romero en 1960 que no Andy García en 2001. Pero cuajó la idea del grupo de amiguetes que se reúnen de vez en cuando, sin importar lo que vayan a rodar, tratando de pasárselo bien mientras trabajan y haciendo partícipe al espectador de esa diversión (a mí no, yo voy al cine a disfrutar de una buena película, no de un grupo de actores de jarana). Y eso es lo que trasluce, sin demasiado disimulo, The Monuments Men, película bélico-artística (?) que reúne a Clooney y una serie de amiguetesMatt Damon, Bill Murray, John Goodman, Bon Balaban, Hugh Bonneville, Jean Dujardincon la excusa de mostrar una historia real: un grupo de especialistas en arte, directores de museos, artistas estadounidenses y británicos que convencieron a Franklin D. Roosevelt en los dos últimos años de la Segunda Guerra Mundial para trasladarse a la Europa ocupada por Alemania y recuperar las obras de arte robadas por Göring y demás nazis.

Canciones para el nuevo día (1371/600): "The Book Thief (The Book Thief)"

Este domingo 2 de marzo de estrenan los premios Oscars de cine. Dedico la semana a poner un track de los cinco scores nominados. Variada (y discutible) selección la realizada por al Academia... entre el minimalismo de Arcade Fire para Her, el clasicismo de John Williams para un score menor en The Book Thief, el toque thomasnewmaniano de Saving Mr. Banks, el eclecticismo de Alexandre Desplat en Philomena (aunque ya comienza a recordar otras partituras suyas) y la épica espacial de Gravity ...

Oscars 2014: Scores Nominees (I):
John Williams - The Book Thief (The Book Thief)



Disco: The Book Thief - soundtrack (2013)

http://www.jwfan.com/wp-content/uploads/2013/10/bookthief-album.jpg

21 de febrero de 2014

Crítica de cine: Nebraska, de Alexander Payne

"—¿Por qué no decidiste ser granjero como tu padre?
—No lo recuerdo; tampoco importa."

Un anciano camina por el estrecho arcén de una carretera en una pequeña ciudad, trastabillando, con ritmo cansado. Un coche de policía se para a su lado, el shérif de turno se acerca al hombre, le pregunta adónde va: el anciano, sin abrir la boca, señala hacia adelante con una mano; ¿de dónde viene?, pregunta entonces, y dirige la mano hacia atrás. Es un hombre con un rumbo marcado, sabe hacia dónde quiere ir, aunque le cueste un enorme esfuerzo caminar; en ese sentido, el espectador de Nebraska recuerda a Alvin Straight (Richard Farnsworth), el protagonista de Una historia verdadera de David Lynch, que montado en una cortadora de césped se dirigía a ver a su hermano enfermo en un particular viaje hacia alguna (ninguna) parte. Pero Woody Grant (Bruce Dern), el anciano con claros síntomas de algún tipo de demencia senil, no va a ver a un familiar, sino que inicia una odisea de más de 1.500 km desde Billings, Montana, para llegar a Lincoln, Nebraska, con el propósito de cobrar el premio de un millón de dólares que ha recibido por carta. Lo que Woody no sabe (¿o muy en el fondo quizá sí y la suya sea una odisea quijotesca?) es que la carta no deja de ser el típcio anuncia engañabobos del que empresas de venta por correo se aprovechan de incautos para que, con la excusa de recibir un imposible premio, se suscriban a una serie de revistas.

Canciones para el nuevo día (1370/599): "Bolero (Closing Credits)"

Moulin Rouge Originals... No Covers Week (y V):
Steve Sharples -
Bolero (Closing Credits)


 Disco: Moulin Rouge! Music from Baz Luhrmann's Film, Vol. 2 - soundtrack (2002)

20 de febrero de 2014

19 de febrero de 2014

Canciones para el nuevo día (1368/597): "El Tango de Roxanne"

Una no-excepción...

Moulin Rouge Originals... No Covers Week (III):
Ewan McGregor, Jacek Koman & José Feliciano - El Tango de Roxanne


Disco: Moulin Rouge! Music from Baz Luhrmann's Film - soundtrack (2001)


18 de febrero de 2014

14 de febrero de 2014

La fábula del águila engañada (relato)


Publico aquí, en este mi blog, el relato que llegó a la fase final (en la que el jurado de aristarcos decidía), pero que finalmente no ha sido seleccionado para la antología del VI Concurso de Relato Histórico Hislibris. En cambio, mi otro relato a concurso, Entre libros y sobres, sí ha sido seleccionado, y además en podio: un 3er. puesto ex aequo

Añado al final una especie de making-of (lo cual, y no me preguntéis por qué, me recuerda un gag de Muchachada Nui, el del sketch del médico), sobre la intrahistoria de este relato. Y también se entenderá por qué he incluido una imagen de Cleopatra (Joseph L. Mankiewicz, 1963), la secuencia de Octavio en el Senado, cuando desvela el testamento de Marco Antonio, para escarnio de éste y de sus seguidores... así como de los senadores octavianos.


«Tanto monta, monta tanto, Antonio como Octaviano»*
Grafiti en una de los muros exteriores del templo de Marte Vengador.
۩

Canciones para el nuevo día (1365/594): "Do You Love Me"

The Contours - Do You Love Me


Disco: Do You Love Me (Now That I Can Dance) (1962)







10 de febrero de 2014

Crítica de cine: Weekend, de Andrew Haigh

El reciente estreno de Looking, una serie de HBO sobre tres amigos homosexuales (y sus cuitas y problemas cotidianos) que viven en San Francisco, me ha recordado la necesidad de ver una película que en su momento se me escapó de las carteleras de cine. Se trata de Weekend (2011), escrita, dirigida y montada por Andrew Haigh… que también está tras la producción de la serie de HBO. De hecho, hay un estilo similar, en cuanto a la fotografía y el acercamiento a los personajes, en ambos productos, aunque también numerosas diferencias: la serie sitúa a los personajes en el meollo de la comunidad gay de San Francisco, en una ciudad turística y tolerante, con personajes que viven su sexualidad con abierta normalidad y por tanto encuentran más facilidades para poder expresarse como tales… lo cual da pie también a incidir en algunos clichés; por su parte, la película de Haigh se ubica en Nottingham, una ciudad no tan cosmopolita como el Londres multicultural y en un mundo no tan empático con los homosexuales como suelen serlo las grandes capitales que atraen a turistas gays con alta capacidad adquisitiva. El matiz es importante, pues en este siglo XXI el tema de la aceptación de la libertad sexual de las personas no está tan extendido como habitualmente, y dentro de nuestra mentalidad moderna, suele entenderse.

Canciones para el nuevo día (1361/590): "I Do"

Lisa Loeb - I Do



Disco: Firecracker (1997)

File:LisaLoeb Firecracker.jpg

1 de febrero de 2014

Crítica de cine: La Venus de las pieles, de Roman Polanski

La calle de una ciudad (podemos suponer que es París), bajo la lluvia y vacía, sin gente. La cámara se acerca a un teatro. Entra por la puerta principal. Un cartel ofrece audiciones en la puerta de entrada a la sala de butacas. Dentro, un hombre habla por teléfono, no está contento: las actrices que han venido para la audición no le convencen. No encuentra a la protagonista de su obra. En ese momento entra una mujer exuberante, vestida provocativamente y cargada con dos grandes bolsas de viaje. "Toc, toc". Ella es Vanda (Emmanuelle Seigner), una mujer descarada, vocinglera y de modos demasiado ruidosos para Thomas (Mathieu Amalric), el director y autor ("adaptador", remarca) de una obra de teatro basada en La Venus de las pieles, novela de Leopold von Sacher-Masoch, comúnmente conocido como quien dio nombre al masoquismo. Thomas ya se iba del teatro, hastiado de unas audiciones que no le han supuesto más que decepciones, pero la presencia arrolladora de Vanda, que solicita que se la escuche, le obliga a darle una oportunidad. Y cuando empieza la lectura de la obra y Vanda comienza a hablar, personificando a la perfección a la protagonista del texto, Thomas queda sorprendido ante la metamorfosis de quien parecía alguien vulgar y estridente...