31 de diciembre de 2016

2016 (y III): un año de libros

Y cerramos el repaso de este 2016 con los libros. Ha sido un año de fructíferas lecturas, alrededor de 90 las de placer (las de "trabajo" las dejo a un lado, pero alguna de ellas se ha materializado en una publicación en castellano). Como suelo decir, esta es una selección basada en lo que he leído y en la que quien la lea encontrará necesariamente ausencias; pero uno no llega a todo y quedan en tareas pendientes novelas como Patria de Fernando Aramburu (Tusquets), por ejemplo, y a la que espero hincarle el diente en algún momento de 2017. Cada vez leo (y releo) menos novelas, tengo menos tiempo para ellas y en general acudo a autores que son seguros para mí. El ensayo histórico es mi ámbito habitual, aunque procuro también combinarlo con otras especialidades; y aún así me dejo en el tintero libros de historia que aún no he podido leer. En fin, qué se le va a hacer.

30 de diciembre de 2016

2016 (II): un año de series de TV

A diferencia del cine, 2016 ha sido un espléndido año para las series de TV, con estrenos diversos, continuaciones y también finales o cancelaciones. Por mi parte han sido casi 80 series, entre las de temporada anual, corta y miniseries, las que he podido ver (y disfrutar) en este 2016 al que apenas le queda un día para decirnos adiós. Lo empecé, serialmente hablando, justo después de las campanadas de Año Nuevo con la miniserie And Then There Were None (BBC) y muy probablemente lo acabe con otra miniserie que adapta una novela de Agatha Christie: The Witness for the Prosecution (también de la BBC). Debo decir, antes de hacer balance y escoger las 15 series del año, que por supuesto la mía será una selección parcial, obligada incluso: es prácticamente imposible verlo todo (lógicamente...) y entre lo que a uno le interesa (y lo que no), lo que descarta y lo que (aún) no ha podido ver queda una selección subjetiva y siempre incompleta. Así, por ejemplo, llevo dos temporadas de retraso de The Americans (que se juntarán con la que llegue en 2017), aún no le he hincado el diente a American Crime y se quedan en "tareas pendientes" la 4ª y última de Rectify (Sundance Channel), la 3ª de Black Mirror (Amazon), The Fall (BBC) y Halt and Catch Fire (AMC), Westworld, Gomorra, Ennemi Public, BrainDead, Roadies, Quarry, The Get Down, 11/22/63, Designated Survivor, Marvel's Luke Cage, Pure Genius, Bull, Animal Kingdom, Travelers, Dirk Gently's Holistic Detective Agency, Goliath, Mars, StartUp, Chance... y otras tantas series que les tengo echado el ojo. Luego ha habido las series que he abandonado: Girls, por ejemplo, que ya me panté en su 5ª temporada, hace tiempo con The Walking Dead, y Atlanta, Divorce, Preacher, Outcast y alguna más tras su primer episodio (o que considere que "no son para mí"). Que quizá sea pronto, pero el día tiene 24 horas únicamente y, como dice Salvador Martí, "el tiempo es el que es". El regreso de The X-Files (FOX) me dejó frío... como lo hizo hace veinte años.

Canciones para el nuevo día (2115/1344): "Can't Take My Eyes Off You"

Boys Town Gang - Can't Take My Eyes Off You

Disco: Can't Take My Eyes Off You - single (1982)

29 de diciembre de 2016

2016 (I): un año de cine

Como ya es "tradicional" por estas fechas, llega el repaso anual, aquello que me ha parecido más relevante de (entre lo que he visto en) 2016. Como suele ser habitual, algunas de estas películas en puridad son de 2015 pero, ya se sabe, se estrenan en las salas españolas semanas o meses después. En comparación con el año anterior, en este 2016 he podido ir más veces al cine (ayuda el pase de prensa) y por tanto al final han sido 50 las ocasiones en que me he sentado en una butaca. No ha habido repeticiones, como en alguna otra ocasión en años precedentes. Y como también suele pasar, algunas películas se quedaron en cartelera sin poder ver, pues a todo no llega uno: Elle de Paul Verhoeven o La muerte de Luis XIV de Albert Serra, por ejemplo, que ojalá repesque más adelante en alguna sesión filmotequera. También, como suele pasar, mucho de lo mejor se ha concentrado en los primeros dos meses, con las películas nominadas a los Oscars, y luego la cosa ha funcionado con altibajos. Si acaso, una de las primeras conclusiones a las que puedo llegar es que, a grandes rasgos, ha sido un año irregular respecto al cine que llegue allende el charco, refiriéndome en concreto a su cuadrante norte, mientras que ha sido el cine español, y el thriller en particular, el que ha generado excelentes películas en el otoño. Para variar, ha habido mucha marvelada, dececomicada y blockbusters varios, de los que a menudo he huido, a menos que fuera al pase de prensa. Y han sido grandes producciones adocenadas, en general, con alguna excepción que, en el caso de Deadpool, puede leerse como bofetada a las grandes sagas de vengadores, justicieros y demás: si un personaje gamberro y procaz, aunque también proceda del cómic, les ha dado pal pelo a las sagas y franquicias, es que la cosa ya empieza a ser "jartible". Tampoco me pondré a pontificar, pues alguna marvelada aún no he visto (Doctor Strange), Batman v. Superman: El Amanecer de la Justicia gana mucho en su versión extendida y Star Trek: Más allá me la miro con demasiados buenos ojos (no está tan mal como se proclamaba).

Canciones para el nuevo día (2114/1343): "Lose Yourself to Dance"

Daft Punk (ft. Pharrell Williams & Nile Rodgers) - Lose Yourself to Dance

Disco: Random Access Memories (2013)

 

23 de diciembre de 2016

Crítica de cine: Animales nocturnos, de Tom Ford

En 2009 el diseñador de moda Tom Ford se "pasó" al cine y presentó Un hombre soltero, una interesantísima película en lo visual, más problemática en cuanto a su narración. Sea como fuere, Ford llamó la atención y muy gratamente, regalando a Colin Firth, además, uno de sus mejores papeles. La trama transcurría en 1962 con un profesor universitario que sufría una dolorosa pérdida personal (la muerte de su pareja, otro hombre) y se enfrentaba a una crisis muy destructiva. Entonces Ford se encargó de adaptar una novela de Christopher Isherwood. Siete años después hace lo propio con otra novela, Tres noches, de Austin Wright (publicada en castellano por Salamandra), y el resultado es Animales nocturnos, una extraña e hipnótica película que muestra a un director inquieto, quizá algo pagado de sí mismo (como sucedía con su primera cinta) y que bebe de algunos referentes clásicos del cine negro. Pues esta es una película muy noir, sí, pero también muy incómoda... quizá no tanto para el espectador como para su protagonista, Susan Morrow (Amy Adams, otra vez espléndida). Susan, una artista frustrada y desencantada, recibe un paquete: se trata de la novela de su ex marido, Edward (Jake Gyllenhaal), quien le pide que la lea, pues quiere conocer su opinión. La novela, que lleva el mismo título que la película, también está dedicada a Susan, que empezará a leerla y a sumergirse en su trama. Una trama desgarradora, en su opinión, pero que no puede dejar de leer y que, al mismo tiempo, la obliga a recordar su propio pasado. De este modo, su historia en el presente se mezcla con retazos del pasado, de su relación con Edward, y con una la trama de la novela, estableciéndose un peculiar juego de espejos... y dolorosas sensaciones.

Canciones para el nuevo día (2110/1339): "Sweet Home Chicago"

The Blue Brothers - Sweet Home Chicago

Disco: The Blue Brothers - soundtrack (1980)

 

18 de diciembre de 2016

Crítica de Operación Antropoide, de Sean Ellis

Había muchas ganas de ver esta película, que recoge el desarrollo de la operación que tenía como objetivo asesinar a Reinhard Heydrich, Protector de Bohemia, Moravia y director de la Oficina Central de Seguridad del Reich e "ingeniero" de la llamada Solución Final. Una operación orquestada por el gobierno de Checoslovaquia en el exilio londinense (y por orden directa de su presidente, Edvard Beneš) y que logró indirectamente su propósito: Heydrich, herido de gravedad en el atentado, murió en Praga unos días después a causa de una septicemia. Unos días después del atentado, y delatados por uno de los rebeldes checos, el comando que perpetró el atentado, así como algunos miembros más de la resistencia checa, se refugiaron en la iglesia de los santos Cirilo y Metodio y durante siete horas hicieron frente al ataque de cientos de soldados alemanes. Pero el final no podía tardar en llegar y los siete guerrilleros checos se suicidaron antes que caer en manos de los alemanes. Para entonces, sin embargo, una feroz represión por parte de los ocupantes alemanes había provocado el asesinato de cientos de habitantes del pueblo de Lidice. De hecho, alrededor de cinco mil checos, incluidas mujeres y niños, fueron ejecutados como represalia por parte de los ocupantes. La Operación Antropoide tuvo éxito, indirectamente, y logró el objetivo de acabar con uno de los principales jerarcas nazis, pero el precio que se pagó fue enorme. ¿Quizá demasiado? Sean Ellis a la postre no se pregunta si valía la pena pagar ese precio, pues su intención no se centra tanto en las consecuencias del atentado (que, de todos modos, se hacen patentes en el relato de alguna manera) como en narrar una historia de héroes. Y quizá el problema es que el filme acaba perdiendo la perspectiva para alcanzar un tono épico que no acaba de conseguir.

16 de diciembre de 2016

Crítica de Rogue One, de Gareth Edwards

Tras una notable campaña viral en los últimos meses, se estrenó Rogue One ayer a partir de ciertas horas (en Barcelona fue a las 19h.) y sin pase de prensa previo para la crítica. Había curiosidad por mi parte, también algo de recelo en virtud del Episodio VII, que me dejó bastante insatisfecho... y eso que ses el inicio de una nueva trilogía. Rogue One no es una precuela al uso, sino una película que se sitúa (en cierto modo) en paralelo con el Episodio IV; o si acaso cuando termina Rogue One comienza el Episodio IV: la trama principal es, como ya sabréis, la operación para robar los planos de la Estrella de la Muerte, cuya destrucción será el objetivo último de la Alianza Rebelde en la primera película que vimos de la serie de películas de George Lucas. Por tanto, el subtítulo "Una historia de Star Wars" es más que apropiado. Y resulta a priori la mar de curioso: coger algo que es el leitmotiv de una película y que simplemente se menciona (el robo de los planos) y construir una película entera. Presentamos a una heroína (como en el Episodio VII), una relación paterno-filial que quedó en suspenso (como Luke y Sarth Vader), un grupo de activistas (por llamarlos de alguna manera) de la Rebelión con una misión que cumplir y un villano al que enfrentarse... y que a su vez debe pleitesía a varios villanos de altura (Vader, para empezar).
 

Canciones para el nuevo día (2105/1334): "Hey Ya!"

Outkast - Hey Ya!

Disco: Speakerboxxx/The Love Below (2003) 

6 de diciembre de 2016

Crítica de cine: 1898. Los últimos de Filipinas, de Salvador Calvo

Durante trescientos treinta y siete días un destacamento de unos cincuenta soldados españoles, comandados por el capitán Enrique de las Morenas (hasta su muerte por el beri beri al cabo de unos meses) fue atacado en el poblado de Baler, en la isla filipina de Luzón, y se refugió en una iglesia, iniciándose un asedio por parte de las fuerzas locales filipinas que se desarrollaría entre el 30 de junio de 1898 y el 2 de junio de 1899. La resistencia numantina de aquellos soldados, que tras la muerte de Las Morenas fue dirigido por el teniente Martín Cerezo, puede ser vista hoy día (también en aquellas fechas) o bien domo una heroicidad o bien como un sinsentido, y de hecho la respuesta es una mezcla de ambas sensaciones. La guerra en la que se desarrolló dicho suceso terminó para las armas españolas muchos meses antes de que los resistentes en Baler capitularan; de hecho, por la firma del Tratado de París (10 de diciembre de 1898), España cedía la soberanía de Filipinas a Estados Unidos, que inició una ocupación de las islas y se enfrentó en un conflicto armado directo con quienes habían sido los “rebeldes” contra España en los años precedentes. De pronto, España pasaba de dueña de un imperio en desguace a mera espectadora de una guerra entre estadounidenses y filipinos en aquel paraje, mientras cincuenta soldados se encerraban en una iglesia y se negaban a reconocer lo que era una evidencia para el resto del mundo: que España había perdido la guerra, que su imperio había finiquitado (quedaría el norte de Marruecos, el Sahara occidental y Guinea Ecuatorial) y que resistir en Baler era no sólo inútil sino descabellado. O una locura.

Canciones para el nuevo día (2097/1326): "All Along The Watchtower"

Jimi Hendrix - All Along the Watchtower

 Disco: Isle of White (1971) 

26 de noviembre de 2016

Crítica de cine: La llegada (Arrival), de Denis Villeneuve


Quizá, dentro del género de la ciencia-ficción, no haya tema tan sugerente (y manido) como el del primer contacto de los habitantes de la Tierra con seres llegados del espacio exterior. El contacto como consecuencia de la llegada y, por tanto, antesala de lo que vendrá después: la comunicación. Un tipo de cine, de acción y catastrofismo, lo plantea en términos de conflicto y destrucción: los alienígenas invaden la Tierra y aniquilan a la raza humana, por el motivo que sea, desde que H.G. Wells lo desarrollara en La guerra de los mundos y se sucedieran adaptaciones, derivaciones y replanteamientos de una misma idea de fondo, con productos (no tan) recientes como Independence Day. Otro cine, más intimista y “sosegado”, plantea el tema de cómo los humanos encuentran otras especies y se produce la comunicación en busca de una colaboración por un objetivo común o simbiótico. Este cine es el que nos interesa aquí. La llegada de estos extraterrestres es la excusa argumental para una narración en cierto modo introspectiva que, a su vez, no deja de ser un debate sobre la propia condición humana: quiénes somos, adónde vamos, qué hay más allá de la Tierra… y de la muerte. El contacto, también, puede ser motivo de conflicto, inherente al ser humano, o una oportunidad para trascender nuestras limitaciones y defectos y hallar una respuesta a las grandes dudas sobre nosotros mismos; o encontrar una salida: Interstellar (2014) de Christopher Nolan plantea el tema de fondo de una Tierra que se muere y la búsqueda de un nuevo hogar. Contact (1997) de Robert Zemeckis, y basada en la novela de Carl Sagan, ya desarrollaba la noción de la comunicación entre humanos y una especie extraterrestre y la construcción de una máquina que trasladaría a un elegido a un punto alejado del universo, siendo relativas tanto la distancia como el tipo de comunicación que se establece con lo desconocido. En cierto sentido, y añadamos (cómo no) 2001: una odisea en el espacio (1968) de Stanley Kubrick y Melancolía de Lars von Trier (2011) al zurrón de referencias, La llegada (Arrival) de Denis Villeneuve es una vuelta de tuerca más a esta idea del “primer contacto”, que a su vez plantea preguntas lógicas sobre los “visitantes” que han venido de muy lejos: ¿qué intenciones tienen?

25 de noviembre de 2016

Reseña de La mujer en la muralla de Alberto Laiseca y de El Primer Emperador de China, de Jonathan Clements

«–¿Entonces nadie tiene tiempo de ver el bosque, en China?
–Solamente los poetas. Estos que algunos tontos siempre llaman desocupados, ociosos e inservibles. Por eso siempre sostuve que el Estado debe protegerlos, para que alguien pueda ver y oír. Dicen que las montañas no cambian, pero es mentira. Sí que cambian. La montaña respira y su mole se mueve. Las aguas del Wei no son las mismas hoy que ayer. ¿Cómo van a saber, las personas de dentro de dos o tres mil años, la forma que tenía un árbol mientras vivían los Chou? La poesía es la historia secreta de nuestro país». 
Alberto Laiseca, La mujer en la Muralla, pp. 19-20.
Ying Zheng (258-210 a.C.) es quizá una de las figuras más fascinantes del mundo antiguo. Rey de Qin (en Pinyin; Ch’in, según el decimonónico sistema Wade-Giles) desde los 12 años, brutal, impertérrito ante los sufrimientos de su pueblo y del resto de Reinos Combatientes, en el año 221 a.C. unificó mediante la fuerza Zhongguo, «todo bajo el cielo», el orbe chino, y se convirtió en Qin Shihuang Ti, el «Primer Emperador» de la dinastía Qin. La importancia del personaje es tal que el nombre occidental de China procede del nombre de su dinastía, Qin. En esos momentos, el «mundo» se debatía con las luchas entre la República romana y Cartago por el dominio del Mediterráneo occidental, las ciudades griegas de la Hélade se peleaban entre ellas y contra el reino de Macedonia (y aquí subía al trono Filipo V), se sucedían revueltas en el imperio seléucida y en Egipto un rey-niño, Ptolomoeo IV, accedía al poder. Pero en el otro «mundo», todo cambiaba.

Canciones para el nuevo día (2090/1319): "Shadow on the Sun"

Audioslave - Shadow on the Sun

Disco: Audioslave (2002)

 

22 de noviembre de 2016

Reseña de Los mundos clásicos: una historia épica de Oriente y Occidente, de Michael Scott

Michael Scott es, ante todo, un divulgador… y de los buenos. Sus documentales para la BBC y otros canales temáticos (además de programas radiofónicos para la cadena pública británica), como por ejemplo Delphi: the Bellybutton of the Ancient World (2010), Rome's Invisible City (2015) y Who Were The Greeks? (2013) o la miniserie  Ancient Greece: The Greatest Show on Earth (2013),  (de)muestran que, tras (o incluso delante de) un buen investigador como es él, está el comunicador. El buen comunicador, además, que se ha empapado a fondo del tema sobre el que va a tratar, que escribe los guiones de los programas y trata de sintetizar, sin caer en la “divulgarización”, una serie de temas en un documental de apenas una hora. Sus libros anteriores publicados en castellano, Un siglo  decisivo. Del declive de Atenas al auge de Alejandro Magno (Ediciones B, 2011) y Delfos. Historia del centro del mundo antiguo (Ariel, 2015), son fruto de una investigación que no está (para nada) reñida con la amenidad de un relato y el rigor que se espera de una monografía histórica. Sobre temas de Grecia, Scott se desenvuelve con comodidad, pisa un terreno que conoce bien; con el ámbito romano se le ve algo más pegado a una narración de corte más convencional, pero puede rastrearse su huella en aquello que escribe/guioniza para un libro/documental. Dar el salto a un mundo menos conocido para quien se ha criado en la cuna de los clásicos, como es el Extremo Oriente, básicamente el mundo chino y el ámbito indio, puede resultar una enorme apuesta de la que, sin embargo, Scott sale airoso… aunque con algunos matices.

Canciones para el nuevo día (2087/1316): "Closing Time"

Leonard Cohen - Closing Time

Disco: The Future (1992)

 

21 de noviembre de 2016

Canciones para el nuevo día (2086/1315): "Lizstomania "

Roger Neill (arr.  a partir de Wolfgang Amadeus Phoenix) - Lizstomania 


 Disco: Mozart in the Jungle: Seasons 1 and 2
(An Amazon Music Original Soundtrack)

(2016)

18 de noviembre de 2016

16 de noviembre de 2016

Reseña de Apóstoles. Historia y leyenda de los discípulos de Jesús, de Tom Bissell

Tom Bissell es un tipo curioso, tanto por lo cuenta por cómo lo cuenta e incluso por quién es. Ya de entrada nos dice que perdió la fe religiosa cuando tenía dieciséis años de edad (ahora tiene cuarenta y uno) pero las páginas de su libro nos dejan claro que una cosa, la pérdida de la fe, no está reñido con el interés que se pueda tener por la historia del cristianismo, las “historias” que el Nuevo Testamento y textos apócrifos relatan sobre Jesucristo y los Doce Apóstoles, o  la teología en general. Y eso es algo que se desprende de su texto: interés, curiosidad y pasión por saber y conocer; incluso “descubrir”, no sólo en el sentido ·arqueológico” o “científico” de la palabra, sino en el más amplio significado: a fin de cuentas, se podría argüir que la religión, la fe, también significa “descubrir” algo sobre uno mismo, no necesariamente en relación con una creencia religiosa determinada, sino algo más bien “socrático” o que, también en clave helénica, dejaba entrever uno de los lemas que estaba inscrito en la entrada del templo de Apolo en el santuario de Delfos: “conócete a ti mismo”. La curiosidad le lleva a buscar los restos de un monasterio legendario en Kirguistán, seducido por la mención de un mapa medieval catalán y por un documental de la 2 (zona, que por otro lado, conoce de un viaje anterior como miembro de los Cuerpos de Paz estadounidenses) o a la India, donde sufre problemas intestinales constantes y trata de encontrar quién le lleve a una iglesia que parece cercana… pero que no lo es tanto. La misma curiosidad que, esté donde esté, le incita a mantener conversaciones de todo tipo con gente diversa acerca de religión, desde concepciones muy diferentes (siempre encuentra a alguien dispuesto a hacerlo). Una curiosidad, pues, que despierta la nuestra como lectores y de todo ello se beneficia este libro.

Canciones para el nuevo día (2083/1312): "Try (Just a Little Bit Harder)"

Janis Joplin - Try (Just a Little Bit Harder)

Disco: In Concert (1972)